Seleccionar página

La SUBE con boleto se trata de una iniciativa que las empresas de colectivos comenzaron a implementar en algunas unidades de la ciudad. “Era una demanda de los usuarios”, señalaron.

Con el objetivo de ofrecer al usuario de transporte público la devolución de un boleto cada vez que éste utilice el servicio, empresas de colectivo colocaron, a modo de prueba, impresoras de tickets en algunas de las líneas que recorren Mar del Plata. Los buenos resultados podrían anticipar la implementación en todas las unidades.

En octubre del año pasado la tarjeta SUBE (Sistema Único de Boleto Electrónico) se transformó en el único medio de pago para el transporte público. Entre las diferencias que presentaba respecto a su antecesora, la tarjeta por aproximación, se encontraba la falta de devolución del boleto que contenía, entre otras cosas, la información del saldo disponible para utilizar.

No obstante, en los últimos meses, las empresas de colectivo comenzaron a realizar pruebas con máquinas expendedoras de tickets. Los ensayos se llevan a cabo hasta el día de hoy sólo en algunas líneas y unidades específicas, como el 512B y el 571, pero los buenos resultados arrojados incrementaron las expectativas de que el sistema pueda aplicarse en todas las unidades de la ciudad.

“Estamos haciendo las pruebas para ver que no tiren ningún error y así poder colocarla en todas las unidades”, señalaron desde la empresa Peralta Ramos, al tiempo que aseguraron que “cada vez son más” las que cuentan con este servicio.

En este sentido, señalaron que la iniciativa surge por la “demanda de los propios usuarios”, quienes, acostumbrados a llevar el control de los gastos realizados con la tarjeta de transporte, reclamaban la incorporación de un sistema que les permita la devolución del boleto.

Al igual que la versión antigua, en él queda registrado la fecha de emisión, la hora, la empresa y la línea correspondiente, entre otros datos de la unidad. Sin embargo, la información más buscada es la que indica el saldo restante en la tarjeta, ítem que permite hacer el cálculo entre los viajes necesarios y el dinero disponible.

Al comenzar los ensayos, el director de Transporte, Claudio Cambareri, había asegurado a LA CAPITAL que si bien la iniciativa contaba con el aval de la comuna, corría por cuenta de los empresarios ya que la SUBE ya transmitía esa información pero en formato digital.

Lo cierto es que además de los lectores colocados en las unidades, que informan el precio del boleto y el saldo disponible cada vez que se abona un pasaje, el nuevo sistema permite acceder a la misma información vertida en los antiguos boletos a través de su página web (www.sube.gob.ar).

De esta manera, registrando la tarjeta, se puede no sólo acceder a los descuentos pertinentes vinculados a la realidad de cada usuario, sino también consultar movimientos, saldo restante, dar de baja por robo, pérdida o rotura y hasta denunciar el punto de carga o punto de obtención.

Sin embargo, existen a quienes la antigua modalidad les resulta más útil y celebran sorprendidos al abordar algunas de las unidades que ya cuentan con el nuevo servicio. De todas maneras, desde Peralta Ramos reconocieron que de aplicarse esta medida, también ellos se verían beneficiados. “Nos ayuda también a tener un mayor control de los pasajes”, indicaron.