Seleccionar página

Es por efecto del 1% que los bancos comenzarán a cobrar por los depósitos en efectivo. Hay 10 millones de personas que usan el plástico para desplazarse en el área metropolitana y estan obligadas a realizar la recarga de la SUBE periodicamente

La decisión de los bancos de comenzar a cobrar un 1% del monto de los depósitos que reciban en efectivo de empresas está generando un efecto cadena de impredecibles consecuencias. A la queja de las compañías de cobro extrabancario, que mueven unos $100.000 millones por mes, ahora se sumaron los 135.000 puntos de venta minorista en todo el país que ofrecen al público recarga de plásticos para viajar en los servicios públicos.

Las principales superficies que poseen este negocio, que en realidad suele ser un anexo al principal, son kioscos, minimercados, puestos de diario, pequeños comercios o locales de lotería, por citar algunos ejemplos. En estos puntos es posible recargar la tarjeta prepaga de celulares, TV prepaga y cualquier otro producto de recarga electrónica.

Pero la situación más compleja se da en el caso de la tarjeta SUBE, la única habilitada para viajar en colectivos, subtes y algunos trenes en zona metropolitana.

La titular de la Cámara de Recaudadores de Telefonía Prepaga y Anexos (Cartya), Graciela De Luca, explicó que “si los bancos insisten con cobrar el 1% por los depósitos en efectivo es directamente imposible que los comercios acepten recargar la SUBE porque tendrían que asumir una pérdida”.

Cartya asegura que “si los bancos insisten con cobrar el 1% por los depósitos en efectivo es directamente imposible que los comercios acepten recargar la SUBE porque tendrían que asumir una pérdida”
La opción, señaló a Infobae, es que el comerciante cobre un recargo por realizar la transacción: “Si alguien quiere recargar $100 en la tarjeta, le daríamos 99. Porque tendrá que ser el usuario el que se haga cargo del 1% por depósitos en efectivo que quieren cobrar los bancos”.

 

Los comerciantes le quieren trasladar el costo del 1% que cobrarán los bancos por depósitos cash a los usuarios de SUBE
De Luca participó el viernes a la tarde de una segunda ronda de reuniones que organizó el Banco Central para discutir medidas para reducir el uso de efectivo y la decisión de los bancos privados de cobrar el 1% por depósitos cash desde marzo. “Les explicamos que en nuestro caso es imposible hacernos cargo. También que es muy difícil implementar la tarjeta de débito para que la gente pague. Los locales que aceptan recarga están ubicados en grandes ciudades como así también zonas marginales, villas de emergencia, zonas inhóspitas de nuestro país donde el único medio para recargar un servicio electrónico prepago son estos comercios”.

La tarjeta SUBE puede recargarse en unos 13.500 puntos de venta por 10 millones de usuarios por mes y mueve alrededor de 2.000 millones de pesos mensuales. Pero ahora este servicio corre peligro ante el nuevo cargo anunciado por los bancos. Las entidades defienden la medida por el elevado costo de guardar y trasladar el efectivo. Y apuntan al BCRA que no les permite computar como encaje el “cash” de las sucursales.

La tarjeta SUBE puede recargarse en unos 13.500 puntos de venta por 10 millones de usuarios por mes y mueve alrededor de $2.000 millones por mes
De todas formas, el cobro del 1% sigue controvertido. El Banco Central advirtió a los bancos que deben comunicar la medida con 60 días de antelación para aplicar cualquier incremento.

Ante esta situación algunas entidades postergaron la entrada en vigencia hasta abril. Otros bancos, como el Francés, indicaron que no cobrarán el nuevo cargo pero que sólo admitirán el depósito cash por autoservicio y ya no por ventanilla. Esto generaría un verdadero desastre logístico, ya que el máximo que se puede depositar por transacción es de 4.000 pesos. Y las empresas de cobranza tienen cientos de miles de pesos por día para rendir.

La banca pública por ahora no anunció cuáles serán los pasos a seguir, por lo que por el momento no cobrarán el 1% por depósitos en efectivo, pero reconocen que es una cuestión de tiempo.

Mientras tanto, resulta inviable que la totalidad del dinero en efectivo que se deposita en los bancos confluya exclusivamente al Nación, Provincia o alguna entidad provincial.

 

Fuente
www.cronista.com
Pablo Wende